BIENVENIDOS A MI RINCÓN, A MI BLOG, A MI MINI MUNDO

Bueno, antes de nada dar las gracias por visitarme y a los que dejais mensajes y demas. Espero que os guste mi pequeña colección de juegos, consolas, periféricos de Super Nintendo y Figuras de Saint Seiya. Desde hace ya mucho tiempo, me dedico a contar cosas sobre mi, mias personales, mi casa, mi coche, mis hobbies, etc... una forma ... digamos ... diferente de conocerme. Y en esto se resume lo que es mi Blog. Una pelotera mental de cojones XD jajajaja. A veces sin pies ni cabeza. Pero así soy. A quién guste, pues puede seguirme en mis aventuras como caballero andante.


Bueno daros las gracias por visitarlo y espero que os guste.

Saludos ^^


GraJo

domingo, 13 de septiembre de 2009

You love Speed? Yes. I love it!!!!


Todo el mundo piensa que el afán por conducir rápido, la velocidad, los coches de carreras, y todo lo relacionado con el mundo del motor, siempre se ha relacionado con hacia el mundo masculino. Hacia el mundo del hombre. Coches rápidos = Hombres. Siempre se ha dicho que los hombres nos pierde la boca a la hora de vacilar de nuestros coches, habilidades de conducción, etc… y que llevamos un gen de la velocidad en la sangre. Puede que sea cierto, no lo se, pero solo puedo decir, que en mi caso, mi hermana también lleva esos genes, porque tela como conduce. Pienso que el estilo de conducción y el manejo del coche, nacen de dentro de uno, no se crea ni se moldea.


Voy a hacer un pequeño repaso por mi vida, y el porque, a mi, como a muchos, nos pierde la boca el tema de hablar del motor.


Cuando era neno, muy chico, mis padres me compraron el típico cochecito de pedales. Creo que a partir de entonces… surgió mi pasión por la velocidad. Fueron pasando los años y fui creciendo. Mi único entretenimiento eran los cochecitos de metal, escala 1:64 por lo menos, por lo chicos que eran. Que tiempos. Mis padres o me regalaban cochecitos, Tente ó figuras de Star Wars. También en mi infancia inicie mi pasión por el Slot. Mis padres me compraron mi primer circuito de Scalextric, un circulo y con el tiempo, fui comprandome algún que otro coche. Todavía aun sigo dándole caña al Scalextric, aunque no tanto como quisiera.




En mi primer circuito venían dos Brabham similares a este, uno rojo y otro amarillo


Ya con unos 6 u 8 años, no me acuerdo. Mi padre trabajaba en una fabrica, y algún que otro Domingo, solía quedar con los amigos del trabajo para comer y echarse unas carreras en los Kart que hay en Almenara, una población de Castellón que esta cerca de mi pueblo. Ahí fue mi primer contacto con los Kart, con algo que tenia motor, dos pedales, un volante y cuatro ruedas para el disfrute personal. Ahí empecé a tomar contacto con mi primer vehículo de motor. Vigilado por mi padre y el pobre chaval que vigilaba los kart de los niños XD pobrecillo.




Felipe Massa conduciendo un Kart


Soñaba con tener un kart para mi solo. Y siempre que había una excursión a los kart de Santo Espíritu, en Gilet, me apuntaba de cabeza. Anda que no molaba eso de dejarse llevar libremente por un kart, picándote con los amigos a ver quien es mas rápido.


Durante mi infancia y parte de adolescencia, me empezó a gustar las competiciones de Rally. Disfrutaba viendo deslizarse esos coches por tierra y en ocasiones por asfalto. Me encantaba el Celica, el Lancia Delta o el Lancia 037. Incluso de acuerdo del Peugeot 205 Evo II, del Renault 5 Turbo y el Ford Sierra Cossword.


Lancia Delta Integrale

Toyota Celica


Peugeot 205 Evo II

Una vez acabado esto, llego el tiempo de sequía. Entraba al instituto, motos, y no me gustaba nada. Ahí cogí miedo a la velocidad. Por accidentes que veía, etc… y me daba miedo. Acabe la Eso, me fue mal Bachiller y me metí a un modulo formativo de grado medio, que cuando acabé, me apunte a sacarme el carné de conducir.


Tardé creo que entre dos y tres años en sacarme el carné. Sentía miedo a coger un coche de verdad. El conducir con mas gente en la calle, si al girar me pegarían una leche, si no me aclararia al cambiar de marchas. Si provocaba un accidente grabe. No se, me asuste de tal forma, que iba a la autoescuela, pero no me presentaba nunca al examen, incluso deje de ir un tiempo. Pero al final por obligación, empece a trabajar, dejandome un modulo superior a medias y necesitaba realmente el carné del coche. Y por fín me lo saque. Trabajando de mañanas o tardes y por la tarde a clase.



Mi primer coche un Peugeot 205, la leche, muchos de mis amigos lo han conocido. Si, era una carraca para algunos, pero mira, su función hacía. Me llevaba a todos los sitios, llovía y no me mojaba y para mi, mi primer coche y el mejor de todos.



Un Peugeot 205 igual que este es el que llevaba yo. 5 puertas motor 1.1 gasolina


Pero con el paso del tiempo, marche fuera a trabajar. Y del uso que le di, lo revente XD, primero el cambio de ruedas, luego el radiador y al final, la junta de culata. Mare meua, Casi todo el sueldo del mes para arreglar el coche XD. Pero todavía seguía funcionando. Me vine a trabajar al pueblo de al lado del mío, a Canet, donde ahora , en poco, me iré a vivir solo. Y nada, al venirme, pues durante el primer año que trabaje aquí y con algunos ahorrillos que tenía yo guardados, pues devolví el coche a mis padres y me compre el mió propio. Un Honda que me hace mis delicias XD. Corre, corre, corre y corre XD



Mi Honda Civic 1.8 I-Vtec 140 CV. Debí de comprarme el Type R en su día.


Siempre me ha gustado el derrapar, sentir que el coche se desliza, cuando aceleras y notas que se agarra al asfalto con fuerza y que pese a creer perder el control, no lo pierdes porque tú eres el que lo domina. Siempre he tenido una cosa clara, hacer las cosas cuando uno va solo en el coche y cuando no hay nadie en la carretera ni entraña peligro para cualquiera.


Y pese a todo esto, pues bueno, me viene a la memoria mientras escribo mil y una anécdotas ocurridas con los coches de mis amigos, en especial la de mi amigo Miguel, con aquel Peugeot 206 Blau que tenias. Jajajaja, la carretera estrechita del rio y las veces que habremos pasado aquellos baches y la dichosa curva XD Que grande.


Y ahora, me he aficionado al Drifting. Un estilo de conducción que nació en Japón a finales de los años 70, pero que en el año 1988 se dio a conocer abierto al público en un campeonato que se organizo por la revista ‘Option’. Era un estilo de conducción extremo. Con coches de tracción trasera. Y todos eran pilotos callejeros, que se dedicaban a bajar las montañas de Japón, por las carreteras estrechas, demostrando sus habilidades al volante al bajarlas a toda velocidad. Los neumáticos de entonces no eran tan rugosos y era mas fácil hacer que el coche derrapara.


Desde hace un tiempo atrás, me han causado intriga, las carreras ilegales dentro de las ciudades Japonesas, como Tokyo. Pese a que hay mayores controles policiales. Quizas por eso fueron a las montañas a correr los japos.


Siempre me ha gustado el Tuning, la modificación de coches. Pero aquí en España, siempre solo ha sido de apariencia. Por eso me encantaba y me encantan los coches americanos. Los Muscle Cars, por los caballos y por sus formas y lineas. Coches que solo se modificaban de motor para sacar mas potencia a lo que tenían.


Y ahora el Drift, coches modificados específicamente para una sola utilidad. Derrapar. Modificación de motores, carrocerías, etc… para dar lo máximo que puede dejar un coche.




Nissan Skyline R34 de Ken Nomura, uno de mis pilotos favoritos del Drift



Si todo esto lo englobamos en Tuning, realmente, que mierda es el tuning que vemos aquí en España. Si pocos llevan el coche modificado de motor, para tener de verdad un coche de carreras. Porque al fin y al cabo, el tuning es imitar a los coches de carreras de verdad. Tomemos ejemplo de los chavales japoneses, con sus coches modificados.


Nissan Silvia S15


Y ahora he descubierto el Drifting. Hace unos cuantos años vi la película de Inicial D, cuando sacaron creo que la segunda película de A todo Gas. Y para ser sincero, me encanto muchísimo. Disfrute como un marrano viéndola y flipandola con el Toyota ae86 trueno. Mítico donde los haya. Por cierto, un clásico entre los amantes del drifting, como el Nissan Silvia o el Mazda RX-7.



Toyota ae86 Trueno



Mazda RX- 7 modificado con el kit Veilside Fortune. Sale en la pelicula "A todo Gas Tokyo Drift"


En fín, esta es la pelotera que llevo encima, si realmente la velocidad nace en uno o se hace con el tiempo.



Que estoy loco? Si.

Mal de la cabeza? También.

Pero hay que conducir con dos dedos de frente, que no solo conducimos nosotros solos.

No hay comentarios:

Visita mi nuevo Blog sobre las 4 Ruedas XD